/
ARCHIVOS

gobierno

Esta categoría contiene 8 entradas

Gobierno chileno monitorea redes digitales y abre polémica

por La Sociedad
El gobierno conservador de Sebastián Piñera instaló en Chile un plan de comunicación digital para promover sus logros, que incluye incluso monitorear los debates en blogs, Facebook y Twitter, revelaron hoy sus responsables.
“El gobierno tiene la responsabilidad de escuchar lo que sucede en las redes sociales digitales”, justificó abiertamente Pablo Matamoros, consultor web de Piñera. “No es algo facistoide”, añadió.
Matamoros, filósofo y master en ciencia política en España, contó a dpa que él mismo usa el software BrandMetric para conocer las opiniones de sus compatriotas ante distintas acciones del gobierno.
“Yo tengo la responsabilidad de informarle al presidente, pues a él le interesa”, develó. No obstante, dijo que el gobierno no toma todas sus decisiones en función del mundo digital.
La tecnología de monitoreo, disponible en Internet, incluso permite saber la localización geográfica exacta de quien emite una opinión. La propia empresa que comercializa BranMetric lo anuncia.
“Si un usuario menciona tu marca (en Twitter), obtenemos su posición exacta y lo ubicamos en el mapa”, promete la firma en su sitio digital corporativo.

Matamoros, a quien a veces el presidente le pide que investigue algunos temas en la web, además admitió que este monitoreo les ha permitido saber cómo los debates digitales influyen en los medios.
“Por ejemplo, si un tema cobra fuerza el lunes en Internet, el jueves llega a los medios” y eso posibilita al gobierno “pensar en su pauta”, sostuvo.
Para Matamoros lo más importante es poder saber qué personas son más influyentes que otras en Internet. “Lo importante es la métrica, o sea cuánto vale cada uno” como líder de opinión, explicó.
Una arista compleja es la posibilidad de intervenir directamente en los debates digitales, como permiten algunos programas. “La línea es muy delgada, yo antes era un kamikaze”, reconoció.
Esa intervención, en torno a determinadas conversaciones digitales, es llamada “gestión de incidentes” en http://www.brandmetric.com, empresa que hasta tiene una solución para ello.
“BrandMetric provee un sistema de gestión de incidentes que le permitirá coordinar y controlar a su equipo de trabajo para ejecutar este delicado proceso”, publicita la compañía en su web.
Ante ello, Matamoros dijo que no hay una acción concertada en el gobierno, pero que él a veces entra a un debate a título personal. “Además puedo llamar a un ministro o subir una nota a la web”, acotó.
Nicole Forttes, jefa de comunicación digital del Ministerio Secretaría General de Gobierno (Comunicaciones), sostuvo además que el esfuerzo digital es parte del “apostolado del gobierno”.
“La idea es ser un gobierno cercano, que trabaje 24 horas y siete días a la semana, y poder escuchar a la ciudadanía y donde más se cumplen esos tres apostolados es en Internet”, afirmó Forttes.
“Trabajamos por ejemplo a través de las páginas web del gobierno y de Facebook (…) donde tenemos la posibilidad de saber qué está pasando”, insistió la funcionaria.
Forttes, quien unificó los criterios digitales del Ejecutivo, agregó que hoy la mitad de los chilenos tiene cuentas en Facebook, unos siete millones, mientras que otros 300.000 están en Twitter.
La funcionaria, tras señalar que el gobierno no es una marca, sostuvo que no sería lícito intervenir con avatares en los debates de la gente en Internet.
Sin embargo, el tema preocupa a algunos. Bajo anonimato, un funcionario del área de salud contó que dejó de usar Facebook y Twitter cuando supo que el jefe de comunicaciones de su servicio monitoreaba sus debates. “Te vigilaba y no podías hacer nada”, dijo.
Amnistía Internacional (AI), que entiende este tema ligado a los derechos de la comunicación, planteó en su informe anual que los gobiernos “utilizan la cibertecnología para violar el derecho a la intimidad y controlar la información”.
La presidenta de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC), María Pía Matta, planteó a dpa que el tema de fondo es que “falta regular qué pueden hacer o no los gobiernos en Internet”.
“Otro asunto es cómo se impulsan más prácticas sociales en Internet, que las redes digitales sociales no sean solo un lugar para exponer la intimidad”, concluyó.
La línea, como sostuvo Matamoros, es delgada pues la propia gente es la que decide hacer públicas sus ideas al subirlas a Internet, sabiendo que ellas quedan expuestas a todos.
Extraido de La Sociedad
Anuncios

El Gobierno de los Problemas Reales de la Gente

por Pablo Alberto Valenzuela (*)

“¿Dónde está el proyecto de este gobierno? ¿A qué se refieren con esas siete grandes reformas estructurales que deberían cambiar el país? ¿Por qué lloran que cuatro años es poco tiempo? Sí, es poco tiempo y no se debe perder en conflictos políticos innecesarios o en explotar supuestos éxitos del gobierno que no pasan de la coyuntura. De estructurales, nada… de transformadores, menos”

¿Qué son los problemas reales de la gente? En el discurso el concepto ha sido ampliamente utilizado y las campañas de la derecha, al menos desde el año 99 con Joaquín Lavín, han incluido la idea de preocuparse por esos problemas reales: delincuencia, pobreza, desempleo, falta de oportunidades. Es muy probable que a eso se hayan referido Lavín y Piñera cuando en las sucesivas campañas planteaban que su rol iba a ser abandonar la politiquería y las discusiones en las cúpulas partidarias por preocuparse de los problemas reales de la gente.

Y aún más lejos. El programa de gobierno del Presidente Piñera fue elaborado en gran parte a partir de estudios de opinión pública que buscaban revelar aquellos asuntos en los que la gente se encontraba más disconforme con el trabajo de la concertación y apuntar allí el trabajo de los grupos Tantauco, según indica el ministro Andrés Allamand en su libro La estrella y el arcoíris.

No creo que sea negativo que los gobiernos ―o los candidatos― se nutran de estudios de opinión pública. La Concertación probablemente también lo ha hecho y eso muestra una nueva forma de canalizar las demandas ciudadanas. Ya no sería la élite la que le plantea a los ciudadanos hacía dónde ir, sino que son las personas a través de encuestas las que revelan lo que quieren. Los candidatos, entonces, lo sistematizan en un programa de gobierno que le ofrecen a los electores.
Pero ¿hasta que punto eso favorece la actividad política? Históricamente los partidos políticos les han planteado a los chilenos discursos de cambios y transformaciones. El discurso no ha sido que un período de gobierno es poco tiempo para realizar el programa y, por lo tanto, pedirle a los votantes renovar la confianza en la coalición gobernante una vez que su tiempo se acabe, justificando así la ineficacia de los primeros años. Muy por el contrario, en la política de masas del siglo XX cada presidente ha instalado potentes ideas de cambio para el país que desean legar una vez que dejen La Moneda.

¿Qué cosas nos han quedado? La Constitución de 1925 con Alessandri. El fortalecimiento de la educación pública y la industrialización de Pedro Aguirre Cerda y Juan Antonio Ríos, la reforma agraria y la patria joven, con Frei Montalva. La transformación nacional del Presidente Allende, la estabilidad democrática de Aylwin, la modernización de Frei Ruiz-Tagle, el crecimiento con igualdad de Lagos y la protección social de la Presidenta Bachelet.

La política presidencial se basa en discursos transformadores o de profundización de cambios. Y no es que los gobiernos no tengan que preocuparse de los problemas que afectan a la gente, dejarlos de lado sería un error político grave. Pero más allá de eso, algo de cada gobierno debe quedar en la historia. Los países enfrentan siempre grandes desafíos de desarrollo y es tarea de los gobiernos enfrentarlos. De ahí la importancia de los grandes proyectos que se traducen en políticas públicas y bien pueden ser efectivos o no, materializarse o no, pero deben constituir el tronco desde el cual va surgiendo la mayor acción política de los mandatarios.

Es decir, asumamos que durante los gobiernos van apareciendo problemas que no estaban considerados. Carlos Matus, el fallecido ex ministro de Economía del Presidente Allende, le llama a estos problemas “problemas ocasionales” que ponen a prueba la capacidad de reacción de los gobiernos. Desastres naturales, problemas externos, escándalos de corrupción, entre otros. Pero no son estos temas los que deben dominar en la agenda. El terremoto en Chile ha sido un tema muy importante, pero Pedro Aguirre Cerda vio en el terremoto de Chillán la gran ventana de oportunidad para impulsar la industrialización del país y de él eso nos queda. En suma, un gobierno no puede quedarse en aquellos problemas ocasionales. Hacerlo demuestra el pequeño poder de anticipación a los problemas y de manejo de la agenda.

¿Dónde está el proyecto de este gobierno? ¿A qué se refieren específicamente cuando hablan de las siete grandes reformas estructurales que se supone deberían cambiar el país? ¿Por qué lloran repetidamente respecto a que 4 años es poco tiempo? Estamos de acuerdo en que es poco tiempo y por lo mismo no se debe perder en conflictos políticos innecesarios o en explotar supuestos éxitos del gobierno que no pasan de la coyuntura. De estructurales, nada… de transformadores, menos. Y no es apelar a un lugar común el hecho de decir que este gobierno no tiene un relato, como lo ha hecho insistentemente Pablo Longueira en cuanta entrevista ha dado. Y es que de verdad, no lo tiene.

Lo que en algún momento parecía un discurso de la Coalición, eso de la nueva forma de gobernar, se derrumbó poco a poco. La gente no evalúa formas, evalúa resultados y de eso se ha visto poco, incluso en temas extremadamente urgentes, como la reconstrucción en las regiones azoladas por el terremoto. El Gobierno demoró casi un año en enviar al congreso proyectos de ley anunciados en el mensaje del 21 de mayo de 2010 y algunos todavía no se mandan. Los problemas ocasionales han dominado la agenda y se sale de un conflicto político para caer a otro. La Concertación, aún desordenada y dañada por la derrota, no ha tenido que esforzarse mucho para hacer ver los errores que se cometen en palacio. Es el mismo oficialismo el que los deja de manifiesto.

Y el error está justamente en pensar que basta con solucionar los problemas reales de la gente. Y no es que no haya que hacerlo, pero ¿cómo se estructura un proyecto de gobierno en torno a esos problemas? Este gobierno ha dicho que en 2018 Chile será un país desarrollado usando una definición obsoleta de desarrollo, aquélla que nos habla de PIB per cápita pero que pasa por alto la calidad de vida, y olvidando que su gestión termina en 2014.

Todos los gobiernos solucionan problemas. Es algo connatural a la acción política. Todos los gobiernos entregan viviendas, pagan subsidios, hacen transferencias a servicios públicos entre muchas otras cosas. Pero es algo tan inherente a la acción gubernativa que no son temas de los que uno se acuerde y por los cuales después los gobierno sean recordados y evaluados. De este gobierno no nos queda mucho: todavía me pregunto por qué tendremos que recordar a Sebastián Piñera y hasta ahora la respuesta que me doy es que sólo será por haber sido el primer Presidente de derecha elegido democráticamente en 50 años y que si no fuera por un terremoto al inicio de su gobierno, pocos hablarían de él en 20 ó 30 años más. Que coincidencia. Parecido a lo que fue el gobierno de Jorge Alessandri.

(*): Licenciado en Ciencias Políticas y Gubernamentales y estudiante de Magíster en Ciencia Política de la Universidad de Chile. @pau_albert

Extraido de Sentidos Comunes

Escuela La Greda: Los Valores y la Ética en la nueva forma de Gobernar

por Vô danh
Iba como todos los días rumbo a mi trabajo, escuchando mi radio favorita de noticias, cuando muy someramente, dentro de los titulares, anuncian el cierre de una escuela en Puchuncaví  por las emanaciones tóxicas desde una Planta de Codelco.
La resolución tomada por la Seremi de Salud y el Ministerio de Educación fue el cierre de la escuela.
Me preocupa esta campaña de las autoridades, de disfrazar lo correcto, a través del uso de los valores y la ética a su conveniencia, haciéndonos creer que están tomando una medida que muestra preocupación por la población.
¿Por qué no cerraron la Planta?
Porque la Planta genera ingresos, la escuela es gasto. Seguramente se preguntaron, en su fuero interno, ninguno de estos niños va a ir a estudiar a la Chile o a la Católica, ninguno es pariente de autoridad, seguramente la mitad de las niñas tendrá su primer hijo ante de los 20. ¡Qué falta de respeto a la sociedad¡
En un país desarrollado no pasan estas cosas y mientras no cambiemos nuestra manera de respetarnos aunque alcancemos los índices macroeconómicos, jamás lo seremos.
Me sigue costando aceptar que lo económico tenga mayor peso relativo que lo correcto.
Codelco ha tenido utilidades millonarias para el Estado (US$M 5.800 en 2010), pero resignado inversiones para cumplir con un compromiso básico medioambiental, el derecho a respetar el entorno y sobre todo el de los vecinos.
Si hago una fiesta en mi departamento y molesto a mis vecinos, con toda seguridad me multarán. En el caso de la escuela, haciendo la analogía con mis vecinos molestos, es como si les dijeran jódanse, tápense los oídos o cámbiense de domicilio.
Retomando el juicio del manejo de los valores, nos hacen creer que existe preocupación, conciencia social por el desvalido, montan un show con el desalojo de los afectados, con la promesa de atenderlos y que el “gobierno” está preocupado de su situación. Mientras tanto, la Planta sigue con sus emanaciones tóxicas.
Reubicar a la población del sector ¿resulta más económico que colocar dentro de estándar la planta?
Las empresas que tienen una política de desarrollo sustentable han sacado sus cuentas, y para que el negocio siga siendo negocio en el tiempo, saben que deben invertir si quieren tener una “licencia para operar”, o sea, que las comunidades aledañas lo acepten como un buen vecino y parte de su propia comunidad. Esto es una conducta ética.
Desde el punto de vista del negocio, el Gobierno ¿estaría propiciando una libre competencia entre estas empresas?, colijo que no, por lo tanto, la empresa privada a través de sus grupos colegiados, debiera exigir igualdad de condiciones para operar, esto es, si resignan utilidades por tener esta “licencia para operar” por qué la empresa del Estado no. Competencia desleal.

Foucault en 1976: Las cárceles no reeducan, pero dan utilidades político-económicas

La tragedia que se produjo hoy en la cárcel de San Miguel no sólo hace pensar en las condiciones en que viven los reos mientras cumplen su condena. El actual Gobierno ha planteado numerosas veces su intención de ponerle un candado a la puerta giratoria, pero hay un problema que está más atrás: ¿Qué se logra realmente al encerrar a las personas que cometen delitos? Es decir, además de evitar que reincidan mientras están presos, ¿se alcanza un sistema de reeducación para que luego puedan reinsertarse en la sociedad?

Ya en 1976, en una conferencia ofrecida en la Facultad de Filosofía de una universidad brasileña, el filósofo francés Michel Foucault no sólo daba respuesta a estas preguntas. También planteaba una realidad que sigue vigente: mantener las cárceles, pese a que son inefectivas como forma de reeducación, produce ciertos beneficios político-económicos: vuelve a los reos más delincuentes, hace más aceptado el sistema de control policial y permite la existencia de instituciones de comercio ilícito. A continuación, reproducimos un fragmento de su charla*.

Pregunta del auditorio: ¿Qué tipo de productividad pretende lograr el poder en las prisiones?

Michel Foucault:

Ésa es una larga historia: el sistema de la prisión, quiero decir, de la prisión represiva, de la prisión como castigo, fue establecido tardíamente, prácticamente al fin del siglo XVIII. Antes de esa fecha la prisión no era un castigo legal: se aprisionaba a las personas simplemente para retenerlas antes de procesarlas y no para castigarlas, salvo en casos excepcionales. Bien, se crean las prisiones como sistema de represión afirmándose lo siguiente: la prisión va a ser un sistema de reeducación de los criminales. Después de una estadía en la prisión, gracias a una domesticación de tipo militar y escolar, vamos a poder transformar a un delincuente en un individuo obediente a las leyes. Se buscaba la producción de individuos obedientes.

Ahora bien, inmediatamente, en los primeros tiempos de los sistemas de las prisiones quedó en claro que ellos no producían aquel resultado, sino, en verdad, su opuesto: mientras más tiempo se pasaba en prisión menos se era reeducado y más delincuente se era. No sólo productividad nula, sino productividad negativa. En consecuencia, el sistema de las prisiones debería haber desaparecido. Pero permaneció y continúa, y cuando preguntamos a las personas qué podríamos colocar en vez de las prisiones, nadie responde.

¿Por qué las prisiones permanecieron a pesar de esta contraproductividad? Yo diré que precisamente porque, de hecho producían delincuentes y la delincuencia tiene una cierta utilidad económico-política en las sociedades que conocemos: La utilidad mencionada podemos revelarla fácilmente: Cuanto más delincuentes existan, más crímenes existirán; cuanto más crímenes hayan, más miedo tendrá la población y cuanto más miedo en la población, más aceptable y deseable se vuelve el sistema de control policial. La existencia de ese pequeño peligro interno permanente es una de las condiciones de aceptabilidad de ese sistema de control, lo que explica por qué en los periódicos, en la radio, en la televisión, en todos los países del mundo sin ninguna excepción, se concede tanto espacio a la criminalidad como si se tratase de una novedad cada nuevo día. Desde 1830 en todos los países del mundo se desarrollaron campañas sobre el tema del crecimiento de la delincuencia, hecho que nunca ha sido probado, pero esta supuesta presencia, esta amenaza, ese crecimiento de la delincuencia es un factor de aceptación de los controles.

Pero eso no es todo, la delincuencia posee también una utilidad económica; vean la cantidad de tráficos perfectamente lucrativos e inscriptos en el lucro capitalista que pasan por la delincuencia: la prostitución; todos saben que el control de la prostitución en todos los países de Europa es realizado por personas que tienen el nombre profesional de proxenetas y que son todos ellos ex delincuentes que tienen por función canalizar, para circuitos económicos tales como la hotelería de personas que tienen cuentas en bancos, los lucros recaudados sobre el placer sexual. La prostitución permitió volver oneroso el placer sexual de las poblaciones y su encuadramiento permitió derivar para determinados circuitos el lucro sobre el placer sexual. El tráfico de armas, el tráfico de drogas, en suma, toda una serie de tráficos que por una u otra razón no pueden ser legal y directamente realizados en la sociedad pueden serlo por la delincuencia, que los asegura.

Si agregamos a eso el hecho de que la delincuencia sirve masivamente en el siglo XIX y aún en el siglo XX a toda una serie de alteraciones políticas tales como romper huelgas, infiltrar sindicatos obreros, servir de mano de obra y guardaespaldas de los jefes de partidos políticos, aun de los más o menos dignos… Aquí estoy hablando precisamente de Francia, en donde todos los partidos políticos tienen una mano de obra que varía desde los colocadores de afiches hasta los aporreadores o matones, mano de obra que está constituida por delincuentes. Así tenemos toda una serie de instituciones económicas y políticas que opera sobre la base de la delincuencia y en esta medida la prisión que fabrica un delincuente profesional posee una utilidad y una productividad.

* Agradecimientos a Fernanda Azócar

Extraido de SENTIDOS COMUNES

Las deficiencias de las actuales políticas educativas que muestra la prueba Pisa

EscolaresLa prueba PISA, medición de la calidad de la educación que realiza el llamado “club de los países desarrollados” reunido en la OECD, trajo buenas noticias: el nivel de lectura de los niños chilenos ha mejorado progresivamente. Sin embargo, también nos dio lecciones. Las evidencias muestran que el éxito escolar está determinado por el nivel socioeconómico de los alumnos. Además, el estudio asegura que la competencia entre los colegios –base del sistema chileno– no producen sistemáticamente mejores resultados.
La prueba Pisa, cuyos resultados se conocieron este martes, tiene interesantes datos para comprender qué hacemos bien o mal en la educación chilena y para orientar las políticas educacionales. La última edición de esta prueba es interesante aún más porque contradice varias de las políticas que está llevando adelante el actual gobierno. La prueba la toma la OECD, una organización que promueve el libre comercio entre sus asociados y concluye, entre otros puntos, que en educación la competitividad entre escuelas no produce buenos resultados.
Pero partamos por un tema previo a ese: la lectura. El nivel de lectura en Chile, dice la prueba Pisa, es deficiente (nivel 2), muy por debajo del promedio de los países de la OECD y que equivale al rendimiento de Turquía y México. Nuestros niños y niñas escolarizados presentan dificultades en la búsqueda de información, comparación de fuentes, contrastes y comprensión de contexto. Los países que están mejor en esta área, tienen niños que saben resumir la información leída, clarifican lo que no entienden y complementan la información obtenida con otras fuentes.
Aún así, en los últimos 9 años el nivel chileno ha mejorado notablemente. Hoy, comparado con la medición de Pisa de 2006 tenemos menos estudiantes rindiendo mal en lectura. Y la diferencia entre el grupo que lo hace bien y el que rinde mal, es menor que antes. ¿Qué pasó? Pisa muestra que aumentó el rendimiento de los más débiles. El mérito de esta subida es sin duda de los docentes que trabajan con sectores más deprivados; los profesores que siempre son responsabilizados del fracaso escolar. Respecto de cómo hay que valorar su esfuerzo, la OECD señala que “los sistemas exitosos priorizan el salario de los profesores por sobre el tamaño de los cursos”.
Pero los profesores solos no son suficientes muchas veces. El análisis de los resultados de Pisa repara en que el compromiso de las familias con el aprendizaje de sus hijos explica parte del éxito escolar. También el goce ayuda: los que gozan con la lectura puntúan mejor en logros de aprendizajes que quienes detestan leer. Estos últimos no son pocos: 37% de los estudiantes encuestados en todos los países muestreados declaran no disfrutar la lectura. Un dato interesante que puede revertir eso: leer en Internet sirve. Quienes leen online, tienen mejores resultados en Pisa que quienes no lo hacen.
La OECD pone en evidencia situaciones que conocemos hace bastante tiempo: El nivel socioeconómico (NSE) explica mejor el rendimiento escolar que muchos otros factores. En castellano, esto quiere decir qué los niños más ricos logran mayores que los pobres en Chile y ello no se debe a que sean más inteligentes, más lindos o tengan mejores profesores, sino a su nivel de riqueza. Es decir que la diferencia de rendimientos es un tema estructural. Pregunta pendiente: ¿las reformas que se han anunciado abordan esa diferencia social?
Junto con el NSE hay otros factores que explican el rendimiento: la diversidad. Los colegios en que ésta es mayor, tienen mejores resultados. Y aquellos sistemas que dividen a los niños por género, por NSE o por sus habilidades, rinden peor. En Chile tendemos a la homogeneidad: se discrimina por NSE, se reúne a los iguales. En ese sentido, la popular idea de los liceos de excelencia sólo agravará la situación pues va en el sentido contrario a lo que la OECD ve que funciona. Tampoco les va bien a los que hacen repetir mucho de curso o que echan a los alumnos con problemas disciplinares o de rendimiento puntúan peor.
Para reforzar la idea, una recomendación de la OECD que la copiamos en inglés y en español, para que no haya duda de que esta vez se entendió. No dice nada nuevo, nada que no haya sido muchas veces dicho, pero se tiende a olvidar: Countries that create a more competitive environment in which many schools compete for students do not systematically produce better results. O: Los países que crean ambientes más competitivos en el cual muchos colegios compiten por estudiantes no producen sistemáticamente mejores resultados.
Es decir: mercados educativos más competitivos no producen alumnos mejores. El caso chileno es una prueba de aquello. Que lo diga la OECD no es menor, pues el propósito de esta prueba es tomar una fotografía del sistema educativo con las premisas del neoliberalismo. Pisa nos señala, sin embargo, que el modelo que se ha instalado no funciona. Por el contrario, está sacrificando a muchos niños y niñas.
Por último, un llamado de atención a quienes se desangran pagando escuelas privadas:
El informe nos dice: “Tras controlar el nivel socioeconómico y demográfico de nuestros estudiantes en países miembros no se demuestra diferencias entre la educación pública y privada”. En “castellano” ello quiere decir que el éxito no se explica por el tipo de escuela sino por los factores anteriormente mencionados: NSE y locación demográfica. Las escuelas privadas no agregan valor educativo en lectura, matemáticas ni ciencias, tan solo descansan en el capital cultural de las familias.

* Doctora en Ciencias de la Educación, directora del Centro de Innovación y Calidad de la Docencia (CICAD) de la Universidad de Talca. Esta columna es tributaria de los comentarios de Paul Fuentes, director regional de Explora Maule, quien me ayudó a comprender algunos aspectos de la prueba Pisa. 


Extraido de CIPER Chile

Bono AUGE: Crónica de una muerte anunciada

por  

El bono AUGE, también conocido como bono portable o subsidio a la demanda en lenguaje económico, viene a convertirse en el cierre de un capítulo que se comenzó a escribir en los inicios de la década de los noventa por el sector más liberal de la Concertación. Buscaba profundizar la lógica del modelo neoliberal en salud, impulsado por la dictadura en el inicio de la década del ochenta.
Desde aquel entonces, se comenzaban a acuñar términos como el paquete de prestaciones valoradas, los hospitales autónomos -hoy autogestionados- y el llamado en ese entonces subsidio a la demanda. El principal problema en aquel momento es que dentro de la Concertación no existía el capital político suficiente para promover una reforma de este estilo. No fue hasta la implementación del AUGE, en el año 2002, que un sector del Gobierno, liderado por la Democracia Cristiana, vio la posibilidad de impulsar estas reformas, convenciendo al ala más socialista de que estas medidas iban a promover los principios de universalidad, igualdad y equidad que hasta ese entonces no se habían alcanzado.
Por lo tanto, para comprender las implicancias de la implementación del bono AUGE, debemos entender la repercusión de la reforma de manera global. Al inicio, y bajo la justificación de un paquete básico para el sector público, las ISAPRES se vieron
beneficiadas, ya que las personas que cotizaban poco -la clase media baja- y gastaban mucho -los enfermos- migraron a FONASA. La apuesta de la Concertación era que el sector público lograra dar abasto a la demanda de patologías AUGE, lo que no se cumplió. Las personas tuvieron que recurrir a las prestaciones del sector privado.
Hoy, frente a una estrangulación del financiamiento al sector público en salud, se pretende limitar aún más la capacidad resolutiva de este sector, dejando la pista cada vez más libre para que el bono AUGE venga a finalizar una estrategia diseñada para privilegiar al sector privado. De esta forma se cumplen las principales consecuencias negativas de esta política:
1. Transferencia de dinero desde el sector público al sector privado con fines de lucro.
2. Un aumento del gasto en salud, ya que en el sector privado los costos son más altos.
3. Y un refuerzo a la selección de los pacientes AUGE sobre los NO AUGE.
Ahora, la alternativa frente a la inminente privatización del sistema por completo sería reinvertir los recursos en el sector público, procurando que el AUGE a lo menos funcione bajo el principio de priorización y no bajo la lógica de discriminación sobre la cual ha estado actuando hasta ahora.
Se vuelve cada vez más mandatorio que el mundo progresista retome la reflexión sobre una profunda reforma al sistema de financiamiento en salud y acerca de las maneras de gestión. Que promueva la participación ciudadana en la toma de decisiones democráticas con respecto al tipo de salud que deseamos alcanzar. Debemos proyectar la salud como un derecho y no como una mercancía transable en un mercado fragmentado, que ha abandonado la lucha por establecer a la solidaridad como principio básico irrenunciable de la construcción de un modelo de seguridad social más justo.

Extraido de SENTIDOS COMUNES

33 Mineros: ¿Es Cercania lo de la Derecha Chilena a los Trabajadores?

por KROK

Con un lenguaje no típico de un inversionista, Sebastián Piñera ha producido un cambio comunicacional de cercanía con los trabajadores, resulta raro escuchar de un representante de la derecha un “nunca mas“, resulta raro verlo ocupando el heroico rescate con un lenguaje tan cercano y simple. Si sumamos esto a la ganancia de la UDI en sectores populares, vemos una guerra declarada en franca disputa de los sectores desposeídos y eternamente desplazados, entre una nueva derecha en lo medial y una derrotada concertación mas silente que nunca.
Gran preocupación debe tener la oposición ante la nula posibilidad de contrarrestar el éxito del plan de rescate, que muestra un Estado rápido, eficiente y cercano, y por sobre todo que alimenta el chovinismo de un pueblo que quiere mostrarse grandioso, aunque por dentro se mantenga la inseguridad laboral en recaudo de los intereses comerciales del empresariado chileno. Sólo la espera y el entibiamiento mediático permitirá una baja en los bonos del gobierno, las criticas a la sobre exposición de Piñera serán meros estertores de política a corto plazo y sólo la imposición de una agenda profunda con temas potentes y populares permitirá desenmascarar a la derecha empresarial.
Temas como, reconocimiento constitucional a los pueblos originarios, nacionalización del agua, leyes laborales, sistema binominal, inscripción automática, píldora del día después, reforma educacional, impuesto a las grandes empresas y la autoimpuesta seguridad laboral, permitirán volver a un debate donde la oposición podría revalidar la necesidad de reconocimiento popular.

Punta de Choros: Rostros Televisivos Enrostrando una Promesa

por KROK

Resulta sorprendente el descontento transversal que genera la instalación de una planta termoeléctrica a carbón en Caleta Chungungo a unos 21 kilómetros de Punta de Choros, como las ONG ambientalistas  unidas a un grupo de rostros televisivos son capaces de poner en la agenda ciudadana el tema del impacto ecológico basado en una promesa presidencial, si a esto sumamos una Oposición que busca el mas mínimo error del Gobierno, nos encontramos con un movimiento de masas  no ideológizado pero si tecnológizado, no de origen popular sino mas bien de clase media aspiracional y acomodada proveniente de las emergentes redes sociales, este grupo logra congregar a más de dos mil personas en una marcha, que resulta fuertemente reprimida – como si por años no fuera de la misma manera – pero con un latente posicionamiento en los medios que les permite ser escuchados.
Sin desmerecer el descontento general por el caso, a todos nos gusta llegar a nuestro hogar y disponer de luz, calefacción, refresco o cualquier comodidad que necesite de energía eléctrica, para esto será indispensable promover una urgente solución a largo plazo para saciar nuestro consumo, por lo tanto, vale preguntarnos, ¿como lograremos generar energía suficiente para una demanda que se duplicará de aquí al año 2020?, a mi entender el problema se deberá centrar allí y de manera conjunta los problemas ambientales particulares, como son los casos de las represas en Aysen y la termoeléctrica cercana a Punta de Choros, entre otros. La protección del ambiente y del ecosistema deberá ir de la mano del progreso y esa el la principal interrogante, ¿serán capaces estos mismos rostros televisivos de soportar y fomentar esta discusión?, lo creo complejo, es necesario educar el consumo racional y promover una matriz de diversidad energética sustentable que consideré la generación de energía por medios hídricos, térmicos, eólicos, solar y por que no, resolver prontamente el debate en torno a la utilización de la energía nuclear. Si avanzamos en este sentido, podrán coincidir los a veces divergentes conceptos de progreso y medio ambiente.

Categorías