/
ESTAS LEYENDO...
Inscripción Automática, progresismo, Voto voluntario

Voto Voluntario y el Progresismo Conservador

por Marcelo Brunet
Se ha aprobado en la Comisión de Constitución del Senado la ley que permite materializar el precepto constitucional que obliga a la existencia de inscripción automática y voto voluntario. Felicitaciones por esta reforma histórica, que permitirá modificar el padrón electoral anquilosado desde 1988 en la lógica del plebiscito.
La razón para aprobarla es clara: las cifras indican que de un universo electoral de aproximadamente 8.000.000 de personas en el año 1988, casi un 93% se inscribió en los registros electorales. Sin embargo, a partir de esa fecha el porcentaje de inscritos, en relación al universo electoral, ha caído continuamente, hasta llegar a una cifra cercana al 75% en la actualidad.
De la misma manera, el porcentaje de personas que ha acudido a votar y que ha elegido una opción presidencial, ha caído desde aproximadamente un 96% en 1988, a casi un 85% en la última elección. Esta tendencia es aún más notoria, si consideramos las elecciones de diputados desde el año 1989 hasta el 2009.
Evidentemente, si lo que se pretende es profundizar la democracia, la misma debiera tender a ser más inclusiva. Por eso llama la atención la contradicción entre quienes profesan ideas históricamente calificadas de “progresistas” que se opongan a la ampliación de la base electoral.
Asumamos, inicialmente, que entre los propios progresistas cunde la incertidumbre a este respecto. Mientras la ex Presidenta Bachelet afirmaba hace menos de dos años que “hay que contar con la inscripción automática y el voto voluntario (…) en este tipo de desafíos lo que se está demostrando en realidad es nuestro compromiso democrático” (La Nación, Viernes 16 de enero de 2009) el ex Presidente Lagos señala haber cambiado de opinión: fundado en el bien de la democracia propone establecer la inscripción automática con voto obligatorio, “por cuanto el derecho a votar supone, también, el deber de ejercer la ciudadanía.” (Chile 2030: Siete desafíos estratégicos y un imperativo de equidad).
Lagos y quienes se oponen al voto libre aducen razones de justicia. ¿Es injusto el voto voluntario? La respuesta es no, por lo siguiente.
En primer lugar el voto voluntario es más igualitario que el obligatorio, o al menos aumenta la posibilidad de la igualdad. En efecto, tres estudios –Corvalán y Cox, UDP 2010 y Libertad y Desarrollo- demuestran la creciente desafección política de los jóvenes pertenecientes a las comunas de menores recursos de Santiago (Recoleta, La Pintana, Estación Central). Al contrario, los que viven en comunas de mayores ingresos (Las Condes, Ñuñoa) se interesan más por la política.
Ello explica por qué siempre hay más inscritos jóvenes, por ejemplo, en Las Condes que en Renca. De subsistir la “obligatoriedad”, lo que ocurrirá es un aumento del abstencionismo de los más postergados, como ha sido la tendencia de estos 21 años de voto obligatorio.
En segundo término, y por razones de principios, el voto voluntario es más consistente con el sistema democrático y el Estado de Derecho. Una democracia tolerante tiene que permitirle al ser humano la libertad de poder hacer lo que estime conveniente, con sólo un mínimo de restricciones.
El derecho a disentir o “a no votar” debe permitir al ciudadano poder votar en libertad o no, pues el elector debe poder abstenerse, esto es no sólo repudiar a los participantes y sus organizaciones políticas sino decirle al organizador de las elecciones que tampoco se cree en él. Como lo señala la “Mandela de Myanmar”, premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi: “El pueblo tiene derecho a votar, pero también lo tiene a no votar“.
Además, el voto voluntario favorece la calidad del voto. Quien vota en un sistema voluntario lo hace porque ha efectuado una decisión razonada que lo lleva a decidir ejercer su derecho al voto. La obligatoriedad dificulta realizar previamente un análisis respecto de sus reales preferencias, decidiendo en general en el último momento, incluso el mismo día del sufragio. Al contrario, inducir a sufragar genera la emisión de un voto de extraordinaria carencia de seriedad, de meditación y de peso. La madurez democrática insta a que la gente vaya a votar por convencimiento, por propia voluntad y no por el temor a la sanción de una multa.
Y ya que hablamos de la multa, por lo demás, ella es ilógica e impracticable. De hecho, gran parte de aquellos países que aun lo conservan en sus constitucionales o en sus normas legales no establecen sanciones ante la omisión del sufragio, y si las establecen las mismas no se aplican o son tan bajas, o siempre materia de amnistía, que en la práctica no son sancionables. Además la multa, por lo exigua, no justifica su cobranza en la vía coactiva. Eso explica porqué los países con voto obligatorio dictan amnistías frecuentes para quienes no concurren a sufragar. Así, desde el punto de vista jurídico el voto obligatorio es, además, inviable.
En conclusión, soy un convencido de que el Voto Voluntario es útil para Chile, pues mejorará la participación en política, y obligará a los partidos políticos a salir del letargo en el que se encuentran, buscando convencer a los ciudadanos electores de que hagan uso de su derecho y voten por ellos.
Extraido de El Dinamo
Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: