/
ARCHIVOS

Archivos para

33 Mineros: ¿Es Cercania lo de la Derecha Chilena a los Trabajadores?

por KROK

Con un lenguaje no típico de un inversionista, Sebastián Piñera ha producido un cambio comunicacional de cercanía con los trabajadores, resulta raro escuchar de un representante de la derecha un “nunca mas“, resulta raro verlo ocupando el heroico rescate con un lenguaje tan cercano y simple. Si sumamos esto a la ganancia de la UDI en sectores populares, vemos una guerra declarada en franca disputa de los sectores desposeídos y eternamente desplazados, entre una nueva derecha en lo medial y una derrotada concertación mas silente que nunca.
Gran preocupación debe tener la oposición ante la nula posibilidad de contrarrestar el éxito del plan de rescate, que muestra un Estado rápido, eficiente y cercano, y por sobre todo que alimenta el chovinismo de un pueblo que quiere mostrarse grandioso, aunque por dentro se mantenga la inseguridad laboral en recaudo de los intereses comerciales del empresariado chileno. Sólo la espera y el entibiamiento mediático permitirá una baja en los bonos del gobierno, las criticas a la sobre exposición de Piñera serán meros estertores de política a corto plazo y sólo la imposición de una agenda profunda con temas potentes y populares permitirá desenmascarar a la derecha empresarial.
Temas como, reconocimiento constitucional a los pueblos originarios, nacionalización del agua, leyes laborales, sistema binominal, inscripción automática, píldora del día después, reforma educacional, impuesto a las grandes empresas y la autoimpuesta seguridad laboral, permitirán volver a un debate donde la oposición podría revalidar la necesidad de reconocimiento popular.

Jaime Guzmán: Lo que se sintio ayer, hoy se olvida.

por KROK
Corría abril de 1991 y volver a aquellos años en que Pinochet no se convencía de aquel poder que perdía, no resulta difícil, no es complicado recrear también la aventura de una democracia tuerta y miope, y el recuerdo de los autores de muertes y torturas paseando libres por la calle enrostrando impunidad. Los juicios contra los que atentaron contra los derechos humanos –  de chilenos – no prosperaban y no se vislumbraba el fin de los enclaves autoritarios impuestos por la constitución. Todo esto generaba un ambiente raro, mezcla de modernidad e injusticia, de crecimiento y lucha de poder.
Para tal comienzo de la transición, no me parece raro que la muerte de Jaime Guzmán Errazuriz haya dejado un aire de justiciamiento y aunque muchos ahora lo nieguen, para una fracción importante de Chile así lo fue. Ese sentimiento sólo puede ser reproducido en ese abril de 1991 y no importaba que la muerte de un Senador trajera algo de justicia para aquel otoño.
Hoy, resulta impresentable una muerte como la de Jaime Guzmán, hoy Chile se jacta de su suculento Estado de Derecho y lo muestra, siempre cuando puede, a toda la comunidad internacional, pero también sería impresentable el que dos jóvenes como Rodrigo Rojas de Negri y Carmen Gloria Quintana fueran quemados por carabineros y, menos orgullo tendríamos por el degollamiento de tres chilenos como Parada, Guerrero y Nattino.
Los hechos fueron resultado de las circunstancias y tratar de traerlos y contextualizarlos al estado de la democracia actual es un error, sólo queda una real sensación de que ojala en Chile nunca más nos matemos entre chilenos. Y eso, sólo el futuro nos dirá, si hemos aprendido o no.

Categorías